PROCRASTINACIÓN...DEJANDO LAS COSAS PARA DESPUÉS

 

La procrastinación hace difíciles las cosas fáciles

y hace aun más difíciles las cosas difíciles.

Mason Cooley

 

 

¿Alguna vez has hecho a un lado tareas por realizar? ¿Invertido tiempo en actividades que no son prioritarias para evitar otras que si lo son? Esto es procrastinar y ocurre frecuentemente. En este breve artículo te explicare los motivos principales y cinco consejos para dejar de procrastinar.

 

¿Qué es procrastinar?

 

Es aquello que hacemos cuando hacemos todo, menos lo que tenemos que hacer, y ocurre cuando en situaciones de estrés tenemos un objetivo. Veamos un ejemplo en el ámbito profesional: un ejecutivo comercial realiza la venta de paneles solares incluyendo la instalación, días más tarde lo contacta su cliente muy molesto porque no funcionan adecuadamente, el ejecutivo deja para después el asunto, pues piensa es muy complejo, debido a que tiene que realizar una reunión con los involucrados y con uno de ellos tiene muchas fricciones, también debe documentar todo desde el inicio del proceso hasta su finalización, lo ve como una actividad agobiante, así que en lugar de solucionar la queja del cliente, checa sus redes sociales, luego revisa y contesta algunos correos electrónicos, entre otras actividades de rutina, dejando atrás el problema del cliente, un par de días después, el cliente acude a la empresa y exige una solución con el superior del ejecutivo; se ha generado un problema mayor debido a que el ejecutivo hizo todo menos lo que debía hacer, es decir, procrastino. 

 

¿Por qué procrastinamos?

 

Uno de los mayores motivos, son las sensaciones relacionadas con el agobio, sensaciones que se producen al percibir una tarea  muy compleja, al pensar que se requerirá de mucho tiempo y esfuerzo y que adicional a ello no se obtendrá un resultado de manera inmediata.

 

Un segundo motivo es el cansancio, no solemos ser conscientes de que el cansancio ya es parte de nuestra vida cotidiana, vemos como algo normal estar todo el tiempo sobre estimulados con información,  actividades y objetivos diversos, lo cual genera cierta frustración.

 

El tercer motivo es la cultura de la inmediatez y la era de la impaciencia, tenemos la idea de que todo es accesible y debe ser rápido, para tener una satisfacción inmediata, entonces, al enfrentar tareas más complejas que requieren de tiempo, las posponemos, buscando tareas que nos permitan una satisfacción rápida al haberlas culminado.

 

¿La procrastinación puede ser sana?

 

Es importante aceptar cierto nivel de procrastinación, solemos ser muy autoexigentes, realizando varias actividades a la vez, por ejemplo trabajar, hablar por teléfono, escuchar música y revisar constantemente redes sociales de manera casi simultanea, nos genera un sobre estimulo que desemboca en cansancio, motivo por el cual se procrastina, digamos que es como picar de todo un poco sin llegar a un resultado.

 

Estar un par de horas sin  hacer nada al día es natural y sano, no podemos estar todo el tiempo haciendo actividades, deja de luchar contra la procrastinación y evita criticarte cuando lo hagas, más bien busca momentos de descanso a lo largo del día y evita en la medida de lo posible los sobre estímulos para disminuir el agotamiento mental e incluso focalizar de manera más efectiva.

 

5 Consejos para dejar de procrastinar. 

  1. Divide en pequeñas partes. Fragmenta la tarea que vas a realizar, de modo que la sensación de agobio que pueda existir por lograr tareas complejas disminuya, recuerda que todo puede reducirse de tamaño.
  2. Disfruta y celebra. Busca placer en la actividad que estas realizando, no te centres en la idea de que es agobiante pues generas tensión, enfócate en lo placentero. Celebra cada vez que logres una de las pequeñas partes que estableciste, ello reforzará tu idea de que la tarea es placentera.
  3. Establece tiempos. Trázate un lapso de tiempo sin procrastinar, por ejemplo 40 minutos,  elige una sola actividad por hacer de aquellas actividades que consideras abrumadoras y enfócate en hacer solo eso durante 40 minutos.
  4. Elimina estímulos. Aléjate de aquellas cosas que te distraen de tu tarea, como puede ser tu computadora o el celular, con la continua tentación de revisar si tienes mensajes o checar redes sociales. 
  5. Elige tu mejor momento del día. Acopla las tareas que sueles procrastinar para tus momentos de mayor energía y concentración. Algunas personas tienen más energía y se concentran mejor por la mañana y otras por las tardes, observa cual es tu mejor momento y acopla las tareas más complejas para ese momento.

 

En resumen, procrastinar en demasía es una señal de agotamiento ocasionada por la sobre estimulación; la idea de la inmediatez por alcanzar grandes objetivos rápidamente y la impaciencia por alcanzar esos grandes objetivos de manera inmediata, lo ideal es entenderse mejor para disminuir el agobio de lograr todas las exigencias internas y externas para ser exitoso, avanza a tu propio ritmo y disfruta ese camino.

 

 

"No te pongas a contemplar toda la escalera, simplemente da el primer paso"

Martin Luther King 

 

 

Mis mejores deseos 

Janet Delgado González

www.direccioneficaz.com.mx 

Escribir comentario

Comentarios: 0